Tricotilomanía: La obsesión por arrancarse el cabello.

Tricotilomanía: La obsesión por arrancarse el cabello.

Dentro de los trastornos obsesivos, existe uno que es común: halarse el cabello de manera impulsiva, hasta arrancarlo. En este reportaje descubrirás que esta obsesión afecta otras partes del cuerpo, no solo la cabeza.

Por @AlondraValen, Team Psicovivir

La mayoría de quienes padecen tricotilomanía o lo desarrollan, tienden a arrancarse el cabello de la cabeza, cejas, barba, bigotes, pubis etc. dejando estas zonas sin cabello o vello alguno, incluso pueden dejarse heridas cuando se desprenden o arrancan los folículos en estas zonas.

Conversamos con la psicóloga Marianela Mendoza, especialista del Team Psicovivir, para conocer a fondo sobre este trastorno que mayormente afecta a las mujeres y, no solo causa que la persona que lo padece se arranque el cabello, si no cualquier pelo que tenga en su cuerpo.

¿Cómo se desarrolla este trastorno?

 La Tricotilomanía se desarrolla desde el malestar que ocasionan los pensamientos obsesivos que el paciente tiene, y la conducta de arrancarse el cabello (compulsión) le genera alivio de estos.

En sí, el paciente con tricotilomanía maneja altos niveles de ansiedad, a un punto tal que sus pensamientos lo desbordan.

Indicadores de la tricotilomanía

  • Arrancarse el pelo de forma recurrente, causando su pérdida.
  • Intentos repetidos por disminuir o extinguir la conducta.
  • Dicha situación le causa un malestar significativo en su área social, laboral, familiar.
  • Dicha pérdida del pelo no puede ser explicada por alguna enfermedad médica o mental.

¿Cómo se manifiesta este trastorno?

Cuando hablamos de Tricotilomanía, nos referimos a la compulsión por arrancarse el “pelo”, y desde el punto de vista anatómico, el pelo, independientemente del lugar donde esté, largo o grosor, presenta la misma estructura.

Entonces, el paciente con este trastorno suele arrancar pelo de diferentes áreas del cuerpo de manera consciente o inconsciente.

Trastornos del sueño
Los lugares más comunes son para arrancarse los cabellos o vellos son la cabeza, cejas y barba.

¿Existe tratamiento para la tricotilomanía?

¡Sí! Y este tratamiento suele ser abordado por un equipo interdisciplinario.

Se trabaja en conjunto con la previa valoración de un médico dermatólogo, para descartar que el origen de la pérdida sea alguna enfermedad de la piel. El médico psiquiatra verifica el uso de psicotrópicos (ansiolíticos y antidepresivos) y el psicólogo trabaja los pensamientos obsesivos que lo llevan a la compulsión.

¿Qué técnicas se puede usar para evitar este trastorno?

Lo principal es aprender a manejar los miedos para que la ansiedad no surja.

Comprender el miedo como una emoción natural y usarla como una alarma que se enciende cuando hay algo a lo que debemos prestar atención y así preveer daños o situaciones incómodas.

Cuando el miedo se sale de control, llega la ansiedad (anticipación a un suceso), y con ella, más adelante, los pensamientos obsesivos con la compulsión para aliviar la tensión.

  • Para manejar el miedo, lo principal es racionalizar la situación para verificar si el miedo es real o no.
  • Ante la ansiedad, respirar y relajar ayuda a mejorar los síntomas completamente.
  • Desviar la atención ante pensamientos obsesivos (dejar de hacer lo que se hace y hacer otra cosa).

 ¿Desde el punto de vista psicológico qué recomienda a las personas que sufren de este trastorno?

Lo fundamental es crear consciencia de que quien padece este trastorno es una persona que está enferma, y que realmente no tiene control y dominio de su conducta, por lo cual hago un llamado a la consideración para evitar un malestar mayor en el paciente.

La psicóloga Marianela Mendoza, enfatiza “si padeces de este trastorno o conoces a alguien que pudiese tenerlo, por favor, ve o sugiérele que busque ayuda profesional. La ayuda inicial es la médica; es necesario tener en cuenta la impresión diagnóstica de un dermatólogo, y desde allí, se harán las referencias pertinentes hacia otros tratamientos, incluyendo la psicoterapia.”

5 comentarios en “Tricotilomanía: La obsesión por arrancarse el cabello.”

  1. Sufro de tricitilomania desde muy joven, me arrancó el cabello compulsivamente, ya tengo vacíos en donde no volvió a salir, hay épocas donde puedo controlarlo, pero otras donde tengo la necesidad de arrancarlo, no puedo reconocer cuales son los pensamientos que me llevan a esto,

  2. Hola soy mujer y amo arrancar mi cabello, es una sensación maravillosa y me da placer, antes lo hacía sin conciencia y tenía una choza en mi cabeza, ahora ha mitigado a tal punto que “solo destrozo” los cabellos que caen cuando me peino..

  3. A mí me pasa mientras estoy pensando o mirando televisión, empiezo a tocar mis cejas y en un lado ya no tengo parte del pelo de la ceja. Es esto hereditario? Ya que mi papá también lo hacía. Esto entra dentro de la clasificación?

  4. Lo he hecho por tanto tiempo que no se ya como vivir sin hacerlo. Lo he dejado temporadas y siempre vuelve. Ya he probado terapias, fármacos y al final nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Artículos

La edad en las mujeres

La presión de la edad en las mujeres ¿Se te está pasando el tren?

La presión de la edad en las mujeres ¿Se te está pasando el tren? Vivimos en una sociedad en la cual, por más que intentemos taparlo, las mujeres seguimos siendo vistas con el único objeto de ser esposas y madres. Lo cierto es que el tiempo y las experiencias que

tRASTORNO PARANOIDE DE LA PERSONALIDAD

Sentir desconfianza extrema: Trastorno paranoide de la personalidad

Sentir desconfianza extrema: Trastorno paranoide de la personalidad Las personas con trastorno de personalidad paranoide se caracterizan por tener un patrón de larga desconfianza hacia los demás. Casi siempre van a creer que los motivos de los otros son sospechosos o incluso, malévolos, por lo que no se suelen fiar

Adicción al trabajo

Adicción al trabajo: La historia de Daniel

Adicción al trabajo: La historia de Daniel Durante muchos años, Daniel ha sido esclavo de su trabajo, siempre enfocado en un mejor futuro, darle todo a su pareja y a sus hijos, viajar, disfrutar la vida. Su adicción al trabajo lo tiene sitiado. Por @AlondraValen, Team Psicovivir ¡Ya no tengo

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn