Tocofobia: el miedo a quedar embarazada

Tocofobia: el miedo a quedar embarazada

Muchas mujeres viven con el temor a quedar encinta, aunque estén utilizando anticonceptivos. La tocofobia impide disfrutar el estado sexual, causando gran ansiedad, tanto en ellas como en sus parejas. Entérate de qué va este miedo al embarazo, sus causas y el tratamiento idóneo.

Por @AlondraValen, Team Psicovivir

Aparte de no disfrutar la sexualidad, nos sentimos mal con nosotras mismas y llegamos a un estado de ansiedad por este temor a quedar embarazadas. La tocofobia o el temor a quedar embarazada, es algo muy común y de lo que poco se habla.

Cuando eres sexualmente activa y no deseas salir en estado, eres presa de esta fobia que impide el disfrute sexual y nos sobrecarga con múltiples rasgos ansiosos.

Es habitual en muchas mujeres que el embarazo sea una razón de celebración, un motivo que, por lo general, provoca alegría. Sin embargo, para un importante número de féminas, salir embarazada es lo más distante que asociarían a la felicidad. Veamos por qué.

La tocofobia desde el punto de vista psicológico

A nivel psicológico, el miedo a quedar embarazada y evitar el sexo para prevenirlo, se llama “Tocofobia” (del griego “tokos”, que significa nacimiento, y “phobos“, miedo).

Para que se desarrolle una tocofobia se deben cumplir ciertos criterios diagnósticos. Tener miedo una que otra vez a quedar embarazada no simboliza necesariamente una fobia.

La tocofobia se diagnostica cuando el temor es tan intenso y desmedido que invade casi todos los ámbitos de la vida.

A pesar de sentirnos parte o no dentro de este diagnóstico, es necesario aclarar que, ya de por sí, la situación de miedo genera displacer y ansiedad.

El origen de la tocofobia o temor a quedar embarazada

Aunque esto sea así, la mayoría presenta cierta preocupación o temor a afrontar tanto los nueve meses de embarazo como el parto, lo que las lleva a presentar lo que se denomina tocofobia.

Conversamos con la psicóloga Victoria Bistotto, especialista del Team Psicovivir, sobre este miedo que muchas mujeres sentimos, así estemos utilizando métodos anticonceptivos.

¿Qué puede causar en una persona tener miedo a tener relaciones sexuales?

Cuando hablamos de miedo frente a las relaciones sexuales, podríamos decir que la causa es muy variable; ya sea por un parto traumático, abuso sexual, pérdida del embarazo, rechazo a la maternidad, miedo a convertirse en madre, entre otras causas.

Ahora bien, si nos centramos en el miedo a quedar embarazada cada vez que se tienen relaciones sexuales, el mismo puede provenir de otras causas además de las mencionadas.

Por ejemplo, debido a la falta de información y educación sexual, o bien otras de las grandes causas que repercute a nivel interno son los patrones sociales y culturales que nos han inculcado acerca de qué simboliza tener relaciones sexuales, así como también lo que simboliza el rol de mujer y el de madre.

La sociedad y la sexualidad

A pesar de que la sociedad está cambiando, podríamos decir que, a grandes rasgos, hay patrones que todavía persisten y generan presión a nivel interno (muchas veces inconsciente).

Nos han enseñado o bien inculcado que tener relaciones simbolizaba tener hijos, pero no nos enseñaron que el sexo es nada más y nada menos que placer.

Aunque no conocemos a cada uno de los lectores, podemos asegurar que a la mayor parte le han explicado que el sexo es la fuente directa para tener hijos y formar una familia.

Raramente un padre o una madre han dicho que el sexo se tiene en muchas ocasiones meramente por el placer que genera.

Tocofobia temor al embarazo
A nivel inconsciente, asociamos el sexo a la maternidad, por lo que, cuando el único fin es el mero disfrute sexual, aparece el temor de “puedo quedar embarazada”.

La crianza, los patrones culturales y sociales no determinan, pero si condicionan.

En este sentido, esta misma construcción social a nivel inconsciente e individual, puede salir a la luz como miedo.

¿Qué puede traer como consecuencia sufrir de tocofobia?

El sexo es placer y el miedo paraliza.

Para que el deseo y la excitación aflore, necesitamos adentrarnos en un estado de relajación. El miedo interrumpe ese estado, por lo tanto, el disfrute y placer también.

El temor aparece cuando sentimos que nos encontramos en una situación riesgosa, por lo que, nos ponemos en estado de alerta e indirectamente, una se aleja del disfrute.

Esto no solo podemos identificarlo durante el coito, sino también en ocasiones, antes y después de tener relaciones, entonces el sexo termina convirtiéndose en una situación displacentera, generadora de ansiedad y miedo.

Incluso una puede caer en conductas evitativas como negarse a tener sexo para evitar aquel estado anisogino.

Estas conductas repercuten a nivel personal y en la relación de pareja. Por eso mismo, es muy importante tratarlo terapéuticamente y hablarlo con la pareja.

¿Cómo se puede tratar la tocofobia o el temor al embarazo?

Debemos tratarlo desde la base, de la profundidad. Es decir, cuando la persona termina evitando todo tipo de acercamiento de índole sexual por miedo a quedar embarazada, nos estamos acercando a lo que en psicología mencionamos una “fobia”.

La fobia no es más que la evitación hacia un objeto, situación o persona que genera un gran temor.

Cuando el temor invade, cuando la persona evita todo tipo de acercamiento sexual y cuando los vínculos se desgastan y desencuentran debido a este temor, es recomendable iniciar un tratamiento psicológico.

PSIC. VICTORIA BISTOTTO

También es conveniente recurrir a un médico ginecólogo que pueda brindar la suficiente educación sexual para brindar seguridad y contención.

¿Afecta en el acto sexual, sí o no?

Sí, la principal consecuencia es la falta de disfrute y goce. El miedo nos paraliza y paradójicamente, el encanto de la sexualidad está en explorar, disfrutar, seducir y sentir placer. ¿Cómo disfrutamos del momento y la pareja si nos estamos sintiendo limitados y paralizados?

Cómo hacerle frente a la tocofobia

El miedo no se va hasta que lo tratemos. Evitando, potenciamos el síntoma. Tal vez hay que dejar de huir de aquel miedo para oír qué está tratando de decirnos.

Para la especialista Victoria Bistotto, “La principal recomendación es acudir a un psicólogo cuando el miedo se transforma en fobia, generando conductas evitativas, ansiedad y desgaste en los vínculos”.

La tocofobia un miedo completamente tratable, sin embargo, depende totalmente de uno saber pedir ayuda en el momento en que lo necesita.

Otra recomendación sumamente importante es acudir al médico ginecólogo para que brinde información certera y segura para tener relaciones sexuales sin afrontar un gran riesgo de embarazo. La información y educación sexual es indispensable para encontrar seguridad y confianza durante el coito.

Por último, pero no menos importante, permitámonos escuchar qué quiere decirnos ese miedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Artículos

La edad en las mujeres

La presión de la edad en las mujeres ¿Se te está pasando el tren?

La presión de la edad en las mujeres ¿Se te está pasando el tren? Vivimos en una sociedad en la cual, por más que intentemos taparlo, las mujeres seguimos siendo vistas con el único objeto de ser esposas y madres. Lo cierto es que el tiempo y las experiencias que

tRASTORNO PARANOIDE DE LA PERSONALIDAD

Sentir desconfianza extrema: Trastorno paranoide de la personalidad

Sentir desconfianza extrema: Trastorno paranoide de la personalidad Las personas con trastorno de personalidad paranoide se caracterizan por tener un patrón de larga desconfianza hacia los demás. Casi siempre van a creer que los motivos de los otros son sospechosos o incluso, malévolos, por lo que no se suelen fiar

Adicción al trabajo

Adicción al trabajo: La historia de Daniel

Adicción al trabajo: La historia de Daniel Durante muchos años, Daniel ha sido esclavo de su trabajo, siempre enfocado en un mejor futuro, darle todo a su pareja y a sus hijos, viajar, disfrutar la vida. Su adicción al trabajo lo tiene sitiado. Por @AlondraValen, Team Psicovivir ¡Ya no tengo

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn