SALUD | SI DUELE LA MENTE, DUELE EL CUERPO: CUIDA TUS EMOCIONES

El cuerpo y la mente forman un todo. De ahí que los problemas emocionales siempre dejan esa huella en el organismo, dado que somos seres biopsicosociales. Si presentamos dolencias mentales, el cuerpo también nos pasará factura.

SI DUELE LA MENTE, DUELE EL CUERPO: CUIDA TUS EMOCIONES

Por Keila Beatriz Caridad – @KeilaCaridad – 09/12/2020

“Las emociones son reacciones psicofisiológicas, es decir, representan el modo de adaptación hacia ciertos estímulos ambientales o hacia uno mismo, porque la emoción no es solo el estado afectivo si no esa reacción ante al ambiente que viene acompañado siempre por esos cambios orgánicos”.

Así lo expresa la psicóloga de Psicovivir Internacional, María Auxiliadora Monsalve, quien también refiere que en el ser humano la experiencia de una emoción involucra un conjunto de todo lo que tiene que ver a nivel cognitivo, actitudes y creencias sobre el mundo, sobre sí mismo y sobre los demás.

¿Para qué utilizamos las emociones? Para valorar una situación concreta de cómo influyen y cómo percibimos las cosas.

La especialista refiere que cuando hablamos de las emociones se incluyen las principales y otras que se derivan de la unión de todas ellas. “Al igual que con los colores primarios, vas a los colores secundarios. Son cinco emociones, recordemos la película Intensamente”.

  • Asco: es esa sensación de desagrado hacia alguien o algo que impulsa ese rechazo.
  • Miedo: es la sensación de peligro real o imaginario, ese sentimiento de desconfianza que impulsa a creer que ocurrirá un hecho que no me agrada, me mantiene alerta ante algo. 
  • Alegría: es ese sentimiento de placer que mayormente se produce cuando hay algo favorable y que suele manifestarse con un buen estado de ánimo, por la satisfacción y por la tendencia mayormente hacia la risa, la sonrisa y hasta la carcajada.
  • Tristeza: es ese dolor emocional producido por algún suceso desfavorable. Mayormente suele manifestarse con un estado de ánimo pesimista, insatisfacción y, muchas veces, viene acompañado del llanto.
  • Rabia: es esa sensación de molestia o irritación que experimentamos cuando percibimos algo que no nos agrada, cuando hay interferencia, cuando hay algún obstáculo.

Las emociones se dividen entre positivas y negativas y todas son necesarias aunque nos resulte difícil comprenderlo.

Monsalve explica que algunas emociones tienen funciones específicas:

Función adaptativa: nos lleva a amoldarnos a diferentes situaciones.

Función motivacional: nos dirige hacia una acción, nos empuja hacia algo que se quiera lograr.

Función informativa: es esa expresión emocional que nos dice mucho del estado de ánimo.

Función social: nos permite expresar lo que pensamos, sentimos y comunicamos.

El rostro tiene una función informativa que se da cuando nosotros expresamos las emociones.

Las dificultades aparecen cuando no hay una buena gestión de las emociones, cuando no logramos expresarlas adecuadamente o cuando las regulamos. Resulta difícil entonces cuando nos enfocamos en los problemas y valoramos más el lado negativo.

Cuando las emociones negativas son excesivamente intensas o perdurables en el tiempo, se perjudica la salud y no solamente duelen las emociones si no que también se afecta el cuerpo y nos hace más vulnerables ante el dolor físico y las enfermedades crónicas. De allí la importancia de expresarnos.

“Por ser entes biopsicosociales, la salud tanto mental como física se ve afectada desde el punto de vista biológico, psicológico y social. Cuando hablamos del ámbito psicológico, nos referimos a todas esas dolencias emocionales que nos hacen sentir agobio, ansiedad, tristeza, entre otras, nuestro cuerpo reacciona y produce un estado de ánimo en alerta” expone la especialista en psicología.

Ese estado de alerta es a través de una respuesta de estrés que a la larga puede causar alteraciones en nuestro cuerpo.

Al haber mucho estrés, nuestro sistema inmunológico resulta afectado y disminuyen las defensas. Las enfermedades crónicas se afianzan, el sistema cardiovascular sufre porque aumenta la presión arterial y el sistema gastrointestinal también se resquebraja.

De hecho, algunos nutricionistas expresan que los seres humanos tenemos dos cerebros: el principal, en la cabeza y el del estómago, ya que no solo procesa los alimentos, sino también todo lo que tiene que ver con las emociones y por eso se dan muchísimos trastornos a nivel digestivo que pueden ser causados por una mala gestión emocional.

“Hay un triángulo que manejamos en sesión terapéutica que se aplica mucho: el modelo cognitivo conductual que dice que todo lo que pensamos y sentimos lo accionamos” explica Monsalve.

Si nuestros pensamientos son negativos de manera recurrente eso va a conllevar a emociones negativas permanentes y, por supuesto, todo conducirá a que tengamos acciones negativas.

Dicho esto, no solamente duelen las emociones. El cuerpo físico también se expresará a través del dolor. Y esto no es más que una muestra de que no estamos manejando bien las emociones.

Cuando una emoción negativa no se logra reconocer y expresar adecuadamente, es decir, permanece en nosotros constantemente, se queda allí y se puede manifestar a través de dolores físicos: cefaleas, dolor de espalda o en las rodillas.

¿Por dónde te va a agarrar esa emoción negativa no canalizada?

“Te va a agarrar por donde tu sistema de salud biológico esté más débil. Si tienes el sistema inmunológico bajo, vas a pescar una gripe fuerte. Sufrirás problemas intestinales sino sabes controlar la ira. Y llegarán las úlceras al no canalizar lo que tu mente y tu cuerpo expresa”.

Recomendaciones para evitar dolencias emocionales que impacten en el cuerpo físico

  • Comprender y regular las emociones.
  • Modificar las conductas inadecuadas.
  • Aprender a afrontar eficazmente los problemas.
  • Vivir el presente, a conciencia.
  • Respirar y conectarte aquí y ahora, ocupándote de lo que verdaderamente necesitas en este momento.
  • Reservar tiempo para recrearse y crear vínculos afectivos.
  • Solicitar ayuda psicológica. ¡En Psicovivir Internacional estamos para ti!

La psicóloga María Auxiliadora Monsalve destaca “a través de ese dolor que se detecta en el proceso psicológico, podemos llegar a descubrir que muchos trastornos con sintomatología física tienen su base en  las emociones, por eso recomiendo asistir a terapia para poner a tu favor la emocionalidad”.

En psicoterapia aprenderás a conocer, identificar y regular tus emociones y así podrás decirle adiós a muchas dolencias físicas.

7 comentarios en “SALUD | SI DUELE LA MENTE, DUELE EL CUERPO: CUIDA TUS EMOCIONES”

  1. Ginette Gutiérrez

    Agradecida por la información, muy oportuna para estos tiempos de estrés. Excelente contenido expuesto 🙏👌

    1. Gilbelys Sánchez

      Muchas gracias por este tipo de información que son tan valiosas e importantes.. Justo ahora estoy leyendo un libro de inteligencia emocional de Daniel Goleman 🙏💖 porque creo que aprender a reconocer las emociones es tan importante para estar bien con uno mismo y así poder llevar como más inteligencia los problemas del mundo exterior.

  2. Carla Palencia

    Excelente artículo mi madre es paciente con Fibromialgia y es increíble como el estado de sus emociones es determinante a la hora de los episodios de dolor.

  3. Es sorprendente como una emoción que no ha podido ser descargada por su vía natural y en su momento adecuado puede transformarse en una enfermedad emocional. Excelente artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Artículos

Pánico

Trastorno de pánico: causas, síntomas y cómo evitarlo

Trastorno de pánico: causas, síntomas y cómo evitarlo   Los ataques de pánico pueden ocurrir en cualquier momento, en cualquier lugar y sin previo aviso. La persona puede tener miedo de otra crisis y evitar los lugares en los que sufrió un ataque anteriormente. Entrevistamos a la Psic. María Daniela Vivas

Comerse las uñas

Comerse las uñas: ¿Por qué algunas personas lo hacen?

Comerse las uñas: ¿Por qué algunas personas lo hacen? Quizás no te has dado cuenta cuándo ni por qué te muerdes las uñas. Puedes hacer un pequeño análisis. ¿Ocurre en los momentos en que no haces ninguna actividad o tienes las manos libres? ¿Tal vez antes de un examen, cuando

madre

Madres al borde del colapso: la factura psicológica de la pandemia

Madres al borde del colapso: la factura psicológica de la pandemia  Fusionar en un mismo espacio varios roles, sin dudas, ha trastocado la emocionalidad de muchas mujeres con hijos y responsabilidades laborales. Aquí te cuento mi propia historia, esa que habla sobre el desafío físico y psicológico de ser madres,

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn