RELACIONES | Amor en tiempos de Tinder: la peligrosa seducción en una red social

Según su propio sitio web Tinder se define como “la aplicación de citas más popular en el mundo y el mejor lugar para conocer gente nueva”. No son pocos los que usan esta red geo social como el sitio para entablar relaciones. A la fecha de hoy, 55 mil millones de matches dan cuenta del interés de las personas para ligar, usando esta aplicación como herramienta.

Amor en tiempos de Tinder: la peligrosa seducción en una red social

Por @KeilaCaridad – 07/01/2021

“Es una aplicación de citas, encuentros e incluso se le puede considerar como una red social, con ella puedes chatear y conseguir una cita con personas con quienes existe gusto en común o entre quienes se han seleccionado mutuamente”. Esta es una de tantas definiciones que arroja el buscador más famoso cuando la palabra Tinder es el objeto de curiosidad o, en este caso, de investigación. Estamos viviendo el amor en tiempos de Tinder.

Jordi San Ildefonso, consultor y formador en social media marketing, en su reseña Todo sobre Tinder, la app de citas más conocida, destaca que “Aunque parezca que es una app nueva, lo cierto es que fue en 2012 cuando sus creadores (Sean Rad, Justin Mateen, Jonathan Badeen y Ramón Denia) inventaron Tinder y fueron quien la probaron entre su compañeros de la Universidad del Sur de California”.

Esta no es ni la primera ni la única aplicación creada para entablar relaciones. Badoo, Lovoo o Meetic también ofrecen características similares en esta era en la que el mundo real se mezcla con lo virtual o lo aparente, desdibujando muchas veces las certezas o lo seguro para convertirse en una ruleta divertida y también muy peligrosa.

De un match virtual a una muerte real

En la víspera de la reciente Navidad, una lamentable noticia invadió las redes sociales: Conmoción en Chile por el hallazgo sin vida de la joven que estaba desaparecida tras una cita acordada en Tinder. Se trataba de la joven María Isabel Pavéz, de apenas 22 años, quien se encontraba desaparecida desde el 18 de diciembre, día en el que se comunicó por última vez con su madre, Lorena Zamora.

El artículo del portal Infobae refiere que “el caso de la universitaria de 22 años fue denunciado por su madre, quien detalló que su hija había concertado una cita por Tinder antes de su desaparición. De acuerdo a los primeros antecedentes, el cuerpo fue encontrado en el interior de un departamento en el centro de Santiago”.

Ante circunstancias como estas no es poco el temor que podría cernirse sobre los usuarios más conservadores de esta popular aplicación para citas, sin embargo, el crecimiento de esta red no se ve opacado por lo que para mucho pudiera ser un hecho aislado, a fin de cuentas, el peligro también está latente en las relaciones del mundo 1.0, lejos de la virtualidad.

El amor en tiempos de Tinder favorece más a las mujeres que a los hombres

En el artículo firmado por Isabel Valdés: Tinder: ellas cuando quieren, ellos cuando pueden, del diario El País, de España, se exponen los hallazgos de una investigación sobre esta aplicación para citas, la cual concluye que Tinder multiplica las ventajas de las mujeres sobre los hombres a la hora de ligar.

“Núria Gómez (Barcelona, 1987), crítica y comisaria de arte, y Estela Ortiz (Terrassa, 1988), politóloga y gestora de la cuenta de Facebook Filósofos de Tinder, son autoras de Love me, Tinder (Planeta, 2019), un libro de 10 capítulos en los que después de un año de trabajo, clasificaron los perfiles de los hombres según su forma de mostrarse en la aplicación y alrededor de los que contextualizan y analizan la sociedad. Una especie de recopilación de ensayos sobre cómo entendemos y vivimos estas relaciones que comienzan en línea”.

La app, explica Gómez, “no cambia el paradigma, sino que lo acelera”. Lo sobredimensiona. Y hace referencia al feedback-loop, un término para definir un círculo vicioso del comportamiento por el que hombres y mujeres adoptan estrategias en los extremos: “Los hombres ya no seleccionan, mientras que las mujeres son cada vez más selectivas”.

La investigación arrojó que “el mejor día para conectarse es el lunes, la mejor hora las diez de la noche y el mejor mes, agosto”.

Se sufre pero se goza

Para el desarrollo de este reportaje abordamos a familiares, amigos y conocidos. Los nombres fueron cambiados en resguardo de su identidad. Esto fue lo que dijeron.

ANA: Yo uso Tinder con frecuencia. No he conseguido el hombre de mi vida, pero me he divertido y he conocido gente chévere.

ANGÉLICA: Yo he tenido quizás más de 50 citas. ¡Y las que faltan!

RAFAEL: Tinder es todo lo que está bien en la vida. JAJAJA

YAJAIRA: Yo conocí a mi novio en la feria de comida de mi universidad, un sitio bien concurrido, me dio un poco de inseguridad, pero primero lo conocí.

MARIO: Yo he buscado sexo y he conseguido, pero tampoco es tan fácil.

SILVIA: ¡A mí me daría un terror!

PATRICIA: Yo tengo una amiga que se casó con un suizo y ahora viven allá. Lo consiguió en Tinder.

DIEGO: Una vez me quedé pegado con una chica, nos gustamos, más allá del sexo. Pero de resto, nada, las mujeres en Tinder tienen que estar claras.

ROSA: Yo conseguí esposo por una aplicación de citas, no me mató, pero casi me vuelve loca. Fue la única y última vez que use ese medio. Nunca más.

CLAUDIA: La uso, pero tampoco es que me lanzo así por así a la aventura, cita tras cita. No busco amor, solo quiero pasarla bien, sin compromisos.

Una mirada sociológica y psicológica del amor en tiempos de Tinder

Para Joaquín Negro, sociólogo y profesional de la salud sexual, a las mujeres se las ha despojado secularmente «de su placer, deseos y fantasías y de la autoridad sobre su corporalidad».

Expresa que con las plataformas para citas se deja de lado la manera tradicional de relacionarse para abrirse a otro tipo de experiencias como el poliamor, las relaciones abiertas y liberales.

«Amar en tiempos de Tinder se ha anclado en una sociedad que se debate entre el amor romántico y la satisfacción de placeres individualistas».

Lo que da ventaja a las mujeres porque, por fin, comienzan a ejercer su derecho al placer propio. Y eso democratiza el deseo, siempre tan inclinado hacia lo masculino, sentencia el sociólogo.

La pregunta que Barradas invita a hacerse es ¿Vale la pena el riesgo?

Para el psicólogo clínico, Alberto Barradas, CEO de Psicovivir Internacional, el uso de este tipo de aplicaciones implica riesgo y el riesgo irremediablemente conlleva al peligro: “A mí me daría miedo usar eso, la verdad. Quizás porque estoy viejo, jajaja. Pero no sé, ¿Conocer a un desconocido/a cuando los secuestros, violaciones, robos, asesinatos son tan frecuentes? Para mí es como una especie de ruleta rusa”.

Reconocido por sus polémicas opiniones, @Psicovivir plantea que Tinder solo destaca reseñas breves y fotografías, lo que, a su juicio, reduce a mera superficialidad la búsqueda de pareja, más allá de lo sexual. Expresa que lo que lleva a usar Tinder es la necesidad de conocer gente “Cosa que creo que es una excusa. Lo que quieres es conocer gente para tener sexo”.

“Seamos claros, un hombre metido allí solo quiere tener sexo. Yo dificulto que haya hombres que digan: ¡Aja, quiero conocer una amiga de buen corazón y ver si nos enamoramos!».

Haciendo Match para tener sexo

Afirma Barradas que el problema del chat dentro de la aplicación para citas es que siempre se va a prestar para mostrar la mejor cara, pero el fin será el mismo: ligar para tener relaciones sexuales.“Si te basas en hacer «match» bajo esos criterios tan superficiales, y basados en emociones básicas (sexo), o baja autoestima (necesidad de autoafirmación), la posibilidad de encontrar algo más allá de un polvo, es bastante reducida”.

“Y es bastante fácil eso, ya que si hiciste match conmigo, ya yo sé que te atraigo, entonces es una especie de condicionamiento operante: Hacemos match (nos gustamos), entonces vamos al chat (más refuerzos), si usamos bien los refuerzos, iremos a la cama. Todo fue muy condicionado”

Siendo así ¿Qué posibilidades hay de desarrollar un sentimiento más profundo?

Barradas señala que Tinder es un engaño “Porque yo te digo que quiero amistad cuando en realidad quiero sexo”. Quién de los que usan esa aplicación tienen en su perfil: «Me siento solo y quiero que alguien me coja y luego se enamore de mí» ¡NADIE!

 “Al final, no crítico la aplicación, critico la hipocresía”.

Con su acostumbrado tono hilarante, Alberto Barradas cierra la entrevista confesando: «Si yo tuviera Tinder mi perfil diría: Quiero sexo duro, salvaje y apasionado, y no soy mala persona, tengo sentimientos. Aparte del sexo, cuando nos conozcamos bien podemos darle espacio al amor, siempre que este sea recíproco».

¿Cuántos están dispuestos a mostrarse tal cual son en ese tipo de entorno digital? ¿Cuántos de nuestros lectores usan la aplicación bajo una premisa romántica? De cualquier manera, vale alertar sobre los pros y los contras de estos espacios que son idóneos para la seducción, pero también contienen el potencial peligroso que lastimosamente ha terminado en noticia de páginas rojas. ¡Cuidado con esos matches!

7 comentarios en “RELACIONES | Amor en tiempos de Tinder: la peligrosa seducción en una red social”

  1. Renny Quijano

    Yo uso de cuando en vez la app, y si se siente el temor de las mujeres al momento de concretar la cita, yo he conocido solo dos chicas y son geniales, una de ellas me llevo un año de chat x whatsApp antes de conocerla…

  2. Cdlm….!¡¡¡ Yo he encontrado hombres chévere ¡¡¡ pero si , siempre me da miedo aveces ni los conozco 😉 la verdad es hipócrita los perfil

  3. Laura González

    Yo conocí a mi actual novio por badoo. Da miedo sí, total. Hasta ahora todo bien, muy buen sexo y el amor es reciproco

  4. He usado la aplicación y se consigue de todo! Mis experiencias han sido interesantes, he conocido en persona a 3 hombres y con los 3 he vivido relaciones largas y a decir verdad , quien ha culminado las 2 primeras he sido yo y me encuentro actualmente en la tercera , desde hace ya dos años. La he usado porque me da la oportunidad de leerlos, más allá de solo verlos… siento que la manera en que te comunicas, es decir, en lo que dices … esta el desenlace de lo que encuentres. Eso es a mi parecer! 😉

  5. Conocí a mi esposo por Tinder hace 5 años. Sin embargo pienso que es una ruleta rusa. Gracias a Dios tuve suerte. De verdad no me arrepiento de nada

  6. En mi experiencia he conocido gente super buena onda. Llevo masbde 1 año saliendo con una persona y super todo bien…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Artículos

depresión

Depresión a partir de una ruptura amorosa

#EspecialDepresión | Depresión a partir de una ruptura amorosa Más allá de la tristeza: descubre en este artículo las fases emocionales que se detonan tras el quiebre de una relación sentimental y cuándo se enciende el alerta por presencia de rasgos depresivos. Por la Psic. Vanessa Villafuerte, #TeamPsicovivir Muchas veces

depresión

Atiendo a un familiar que sufre depresión

#EspecialDepresión | Atiendo a un familiar que sufre depresión Angustia, rabia, tristeza e incluso rechazo son algunas de las emociones que puede sufrir quien cuide a una persona que sufre depresión. ¿Cómo sobrellevar esta labor? Por la Psic. María Fernanda Bolívar, #TeamPsicovivir ¿Sabías que el entorno social y familiar de

Depresión: ¿Causa o consecuencia de una adicción?

#EspecialDepresión | Depresión: ¿Causa o consecuencia de una adicción?  El trastorno depresivo y las adicciones se han convertido en un problema de salud pública, perfilándose como unos de los principales detonantes en el deterioro de la calidad de vida de las personas.  Por la Psic. Alba García, #TeamPsicovivir Muchas son

La ansiedad laboral riñe con la felicidad personal. ¡Combátela!

#EspecialAnsiedad | Ansiedad laboral riñe con felicidad personal. ¡Combátela! Se sabe que en los ambientes de trabajo hay presencia de múltiples estresores. Por un lado, la responsabilidad por el cargo hasta la interacción con superiores y pares. En este reportaje te brindamos recomendaciones psicológicas para frenar la ansiedad laboral y

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn