Machismo y sumisión: impacto en la convivencia y en la crianza

Machismo y sumisión: impacto en la convivencia y en la crianza

En pleno siglo XXI, muchas familias aún basan sus relaciones en esta forma de interacción que indudablemente afecta la personalidad de quienes circundan bajo ese yugo de superioridad. Conversamos con la psicóloga Euri Vargas sobre las consecuencias emocionales del comportamiento machista en quienes padecen de debilidad en el carácter.

Por Keila Beatriz Caridad, Team Psicovivir

Hablar de machismo y sumisión inmediatamente nos remite a nuestros propios padres, abuelos e incluso otros familiares cercanos. Pareciera una escena típica en las familias latinoamericanas.

El machismo manda y las otras personas quedan totalmente sumidas en ese mandato de miedo e imposición, ya sea por por temor e inseguridad.

Es allí donde se quedan solapadas las ideas, opiniones y puntos de vista de la otra persona, quedando el libre albedrío en un laberinto de inseguridades.

Aunque sea muy común en muchos hogares, el comportamiento machista es limitante, agresivo y completamente fuera de lugar.

Es una especie de maltrato psicológico, y muchas veces físico, que debemos entender, analizar y comprender, dada su gravedad.

El origen del machismo

Para la psicóloga Euri Vargas, especialista del Team Psicovivir, el machismo es un término usado como ideología y como patrón de comportamiento, principalmente en la cultura hispana.

Define al hombre como alguien que posee un conjunto de características que lo engalanan o le permitan tener esa posición de “macho” en la sociedad, pero sobre todo con la intención de posicionarse por encima de la mujer: “superioridad”. 

Radiografía de un machista

Un hombre que se considere machista, debe tener en su haber no una sino todas las siguientes características:

  • Potencial sexual “heterosexual”.
  • Personalidad agresiva, fuerte y dominante.
  • Capacidad para demostrar su virilidad en las relaciones sobre todo con muchas mujeres: “mientras más mujeres, mejor”.

En este sentido, lograr “ser macho”, en primer lugar, lo va a determinar el hecho de haber consumado el acto sexual con una mujer.

Luego, en el ámbito social debe no solo aumentar el número de relaciones que posee, sino también ufanarse de su potencialidad sexual, la cual debe ser conocida por todos.

El machismo y las relaciones

Se puede llegar a creer que el machista no se enamora, pues siempre tiene en su afán conquistar no a una, sino a varias mujeres a la vez. Caso contrario, se piensa que la mujer, desde su perspectiva, es la que se enamora y quien debe entregarse y ser fiel.

El machista rechaza, discrimina o desprecia a los homosexuales. Puede salir solo, tener vida recreativa social con amigos y con quien desee, pero la mujer debe estar en la casa, cuidando el hogar y atendiendo a los hijos.

Este tipo de comportamientos machistas llega al punto de condenar al hombre que hace alguna labor en el hogar. El machista se niega rotundamente y no permite que alguna decisión sea tomada sin su consentimiento.

machismo
El machista reprime, castiga y hace sentir su poderío en el hogar.

La mujer sumisa

La mujer sumisa es aquella subordinada que acepta de manera voluntaria y sin queja, algunos o todos los designios de su esposo, cónyuge, pareja, considerándolo el jefe del hogar, aguantando humillaciones y colocándose muchas veces en posiciones inaceptables incluso para ellas mismas, solo por el bienestar de la relación y no enojar a la autoridad de la casa.

Aunque no se crea, en pleno siglo XXI todavía existen patrones de conductas en ambos géneros que rayan en los excesos.

En el caso del machismo se explaya el “poder” y la represión hacia el lado de la sumisa.  La mujer sometida no expresa o se comunica libremente, limita o reprime sus deseos, evita de todas las formas posibles enfrentarse al hombre por temor, carece o se le dificulta en demasía comunicarse con asertividad.

En el hogar la identificamos sin mucho que decir, sin queja, triste, temerosa, haciendo muchas labores en casa, pero de igual forma sintiéndose sin valor.

¿Qué problemas psicológicos puede traer esta situación en la convivencia?

Si tomamos en cuenta que la convivencia por si sola es lo que más cuesta en principio a las parejas y familias que se forman, entendiendo que tener costumbres, hábitos, crianza y caracteres diferentes dificulta a veces el proceso de adaptación y de acuerdos, entonces sería mucho más problemático establecer una convivencia sana en un núcleo familiar donde existan dos visiones polarizadas a los extremos.

El machista como sinónimo de poder, control y superioridad y la persona sumisa como referencia de pasividad y aguante. Al ser disfuncional esta dinámica, todos los miembros que componen el grupo pueden sufrir consecuencias negativas, es decir, pueden desarrollar implicaciones psicológicas que afecten y coaccionen a lo largo de su vida sus pensamientos, comportamiento y sentimientos.

Los principales problemas que suelen aparecer a nivel psicológico como resultado de esto, son problemas de confianza, autoestima, desarrollo de personalidad dependientes, sensación de minusvalía o indefensión, pobre o escaso manejo emocional, impulsividad, reactividad, agresividad.

¿Qué se debe hacer en estos casos?

Los problemas pueden ser una constante en situaciones de este tipo, la violencia intrafamiliar a nivel físico, verbal y psicológico suele estar presente y no debe pasarse por alto.

Tome en cuenta que uno de los efectos secundarios de ser víctima de abusos es precisamente deteriorar su autoestima, que usted crea o sienta que se merece lo que vive y de alguna forma no hable y reprima todo lo que le pasa.

Por esto que la recomendación es buscar apoyo psicológico, no cargar sola con lo que le está sucediendo, notificarle al menos a un familiar y tomar acción legal si usted es agredida.

Los hijos también pueden repetir conductas machistas

Un aspecto a tomar en cuenta es que los hijos que crecen en estas estructuras familiares pueden copiar estos patrones conductuales y en consecuencia suelen ser los más afectados.

El machismo y la sumisión repercuten directamente en la forma en que ellos se relacionan con los otros, el tipo de parejas que escogen y la valoración que tienen sobre sí mismos.

Cómo hacerle frente al machismo

Para la psicóloga Euri Vargas, uno de los sentimientos que suelen aparecer con mayor frecuencia en estos casos desde la posición sumisa, es la culpa y por alguna razón al sentirse responsables de lo que les sucede, se paralizan y no toman acción.

A nivel psicológico es mucho lo que se puede trabajar con una persona víctima de un hogar disfuncional, ya sea la pareja, los hijos, incluso el agresor, todos necesitan asistir a terapia psicológica desde la posición que ejercen en la dinámica y las consecuencias que desencadenan lo que han vivido y sus actos.

“Por ejemplo, el agresor debe entender que su conducta puede incurrir en consecuencias fatales para sus víctimas y legales para él y, aunque no es común que este busque por sí solo la ayuda, a veces es la consecuencia de su machismo lo que hace que se movilice a buscarla”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Artículos

Pánico

Trastorno de pánico: causas, síntomas y cómo evitarlo

Trastorno de pánico: causas, síntomas y cómo evitarlo   Los ataques de pánico pueden ocurrir en cualquier momento, en cualquier lugar y sin previo aviso. La persona puede tener miedo de otra crisis y evitar los lugares en los que sufrió un ataque anteriormente. Entrevistamos a la Psic. María Daniela Vivas

Comerse las uñas

Comerse las uñas: ¿Por qué algunas personas lo hacen?

Comerse las uñas: ¿Por qué algunas personas lo hacen? Quizás no te has dado cuenta cuándo ni por qué te muerdes las uñas. Puedes hacer un pequeño análisis. ¿Ocurre en los momentos en que no haces ninguna actividad o tienes las manos libres? ¿Tal vez antes de un examen, cuando

madre

Madres al borde del colapso: la factura psicológica de la pandemia

Madres al borde del colapso: la factura psicológica de la pandemia  Fusionar en un mismo espacio varios roles, sin dudas, ha trastocado la emocionalidad de muchas mujeres con hijos y responsabilidades laborales. Aquí te cuento mi propia historia, esa que habla sobre el desafío físico y psicológico de ser madres,

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn