La suegra: detonante de ambivalencia emocional.

La suegra: detonante de ambivalencia emocional.

Vivir con la suegra es una realidad muy común para muchas parejas, aunque no siempre es una situación que agrade al yerno o la nuera. Este personaje familiar siempre genera polémica.

Entrevistamos a la psicóloga Ruth Guanipa sobre prácticas emocionales para llevar en son de paz la convivencia con la madre de tu compañero de vida.

Por Alondra Arrieta – Keila Caridad – Team Psicovivir

No todas las suegras son iguales. Aunque popularmente se le tilda de problemática y controversial, sería un desatino meterlas a todas en el mismo saco.  

Claramente sabemos que cuando hablamos de las suegras algunos piensan en lo peor, atribuyéndole a esa señora no pocos calificativos: metiche, asomada y hasta alcahueta.

No faltan quienes ven en la suegra a una segunda madre y logran un nivel de complicidad y armonía con ella.

Con el propósito de psicoeducar, revelaremos algunas recomendaciones para sobrellevar la fiesta en paz y resguardar la relación de pareja.

Para nadie es un secreto que la pareja es la principal afectada cuando se generan controversias en la convivencia.

¡Y se han visto casos! Algunos usan a la suegra como excusa.

Estos son los aportes psicológicos de nuestra especialista Ruth Guanipa, miembro del Team Psicovivir.

#PsicovivirNews: Comencemos por establecer la importancia de la relación de pareja y los factores de éxito para que esta se mantenga.

Psic. Ruth: Parte importante que determinará el éxito en las relaciones de pareja o el mantenimiento de la convivencia saludable ante la presencia de factores externos como terceros, ya sean familiares o amigos, tiene que ver con cómo viene la relación y los elementos que hacen presencia en ella. Ante esto entonces primero debemos evaluar cómo está la comunicación, la pasión, el compromiso, la intimidad, el afecto, la complicidad, entre otros factores que fortalecen la relación si están presentes o, irremediablemente, condenan a esa pareja al fracaso.

#PsicovivirNews: A veces se comparte espacio con un tercero en la relación, en este caso nos referimos a un familiar cercano, como la suegra. ¿Cómo sobrellevarlo?

Psic. Ruth:  Para sobrellevar la presencia de terceros se requiere el establecimiento de límites, es decir, hasta dónde se puede llegar, preferiblemente antes de que ingrese a sus vidas (excluyendo infidelidad).

Una tercera persona entra a la vida de pareja en la medida en que se le permita o cuando no queda de otra, ya sea por motivos de emergencia, problemas de salud, vejez, situación económica.

De cualquier manera, la pareja conversar abiertamente sobre la gestión de decisiones, distribución de la comida, economía, privacidad, tiempo compartido, qué incomoda al otro, qué no incomoda, hasta el punto en evitar sobreentendidos y que algún miembro se sienta afectado, dolido o molesto.

Cabe destacar que esto poco se hace y así comienzan los problemas.

#PsicovivirNews: ¿Qué pasa cuando ese tercero es la suegra?

Psic. Ruth:  No cabe duda que vivir con la suegra es poco esperado al momento pensar hacer una vida con otra persona. Sin embargo, es una realidad muy común.

El efecto de vivir con la suegra también viene de la mano de la relación que se tenga con ella. Si la relación es satisfactoria se puede convertir en una aliada para las labores del hogar, compañía, apoyo personal, con los hijos.

Por el contrario, si no hay una buena relación, existen celos, rivalidad y otras emociones negativas, indudablemente se tornar incomoda la convivencia.

#PsicovivirNews: ¿Cómo puede afectar desde el punto de vista psicológico que una suegra “se meta” en la relación?

Psic. Ruth: Desde la psicología pueden existir muchos escenarios posibles de cómo afecta una suegra (u otra persona significativa) que le guste inmiscuirse en todo o casi todo y tiene que ver con la visión o concepto que se tiene de ella.

 En algunos casos se tiene esta figura como sustituto de figura materna, de aquella que hizo falta en la infancia, la salvadora, quien ayuda en las actividades del hogar, colabora en la crianza de los hijos y hasta se le considera como una amiga.

Partiendo de allí, se genera en la suegra aquel soporte o reafirmación que da rienda suelta a la inseguridad de lograr hacer las actividades adecuadamente. Ese soporte (estar en todo) impide la madurez en la relación de pareja y en el rol correspondiente como miembro de la pareja.

Otro escenario que afecta psicológicamente a algún miembro de la pareja tiene que ver con el hecho de que esta figura (suegra), promueva un trato irrespetuoso, exprese agresividad verbal, actúe con intenciones de perjudicar la unión de la pareja y confunda las decisiones, generando consecuencias asociadas a la autoestima, seguridad, ansiedad o hasta depresión.

Ruth Guanipa, especialista en psicología del Team Psicovivir

En este caso toca preguntarse: ¿Hasta dónde permitimos que esto ocurra? A nivel general, genera efectos psicológicos negativos.

La suegra
La relación con la suegra también parte desde la perspectiva en que se interpreten las conductas, la historia personal de cada miembro de la pareja, el nivel de confianza y los límites que se establezcan. 

#PsicovivirNews: ¿Crees conveniente que la pareja deba compartir con las respectivas suegras?

Psic. Ruth: Compartir con los miembros de la familiar en general, en el caso de existir una unión saludable, siempre será productivo para la pareja.

Sin embargo, surgen casos en los que las suegras u otro miembro pueden ser “tóxicos”, afectando emocionalmente.

En este sentido, lo más conveniente es llegar a acuerdos sobre permanecer retirados de ese círculo para prevenir dificultades en el futuro. 

La especialista en psicología clínica, Ruth Guanipa, compartió algunos tips para llevar una vida sin conflicto con las suegras y, sobre todo, salvaguardar la relación de pareja.

  • Comunicación: siempre es recomendable hablar y expresar las emociones acerca de alguna conducta o comentario fuera de lugar, para así aclarar y evitar que vuelva a ocurrir.
  • Empatía: en muchos casos suele funcionar ponerse en el lugar de la otra persona, para tener otra visión de la situación y evitar prejuicios basados en lo molesto o incomodo de la situación.
  • Tiempo a solas: viviendo o no con las suegras, es indispensable que la pareja tenga su espacio íntimo, que compartan tiempo juntos, a solas, realizando actividades placenteras que le dé vivacidad a la relación amorosa.
  • Evitar los chismes: huirle al cruce de información y a caer en tentaciones de rencillas, en caso de que la suegra actúe con malicia o se mantenga en búsqueda de roces para llegar a desacuerdos.
  • Pedir disculpas, cuando es necesario: esto quiere decir, ser responsable en caso de cometer algún error o interpretar mal alguna conducta, para así mantener una relación saludable.
  • Desarrollar un círculo de confianza: si no es el caso de amistad, mantener una relación respetuosa en pro de hacer sentir a tu pareja apoyado.

Sumamos a estas recomendaciones la pertinencia de verse individualmente en el espejo y preguntarse con sinceridad:

¿Cuánto de ese conflicto con la suegra comienza en alguno de los miembros de la pareja, ya sea el yerno o la nuera?

Estemos claros: siendo justos, no siempre corresponde a la suegra la causa del conflicto. Toca revisar la relación, establecer acuerdos y remar juntos hacia una sana convivencia. En psicoterapia se pueden alcanzar estos objetivos en pareja.

2 comentarios en “La suegra: detonante de ambivalencia emocional.”

  1. Jjajajaj la mía es una maravilla tanto así que la denuncie en prefectura y pedí una medida de alejamiento. Cuando su hijo y yo estábamos de novio era una bendición, bastó que nos casaramos para pasar hacer una maldición

  2. Por mi esa vieja que se pudra , jamás seré su amiga . Jamás entrará a mi casa y de paso chabestia 🤮 mi relación es con su hijo , no con ella y buen lejos de mi familia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Artículos

La edad en las mujeres

La presión de la edad en las mujeres ¿Se te está pasando el tren?

La presión de la edad en las mujeres ¿Se te está pasando el tren? Vivimos en una sociedad en la cual, por más que intentemos taparlo, las mujeres seguimos siendo vistas con el único objeto de ser esposas y madres. Lo cierto es que el tiempo y las experiencias que

tRASTORNO PARANOIDE DE LA PERSONALIDAD

Sentir desconfianza extrema: Trastorno paranoide de la personalidad

Sentir desconfianza extrema: Trastorno paranoide de la personalidad Las personas con trastorno de personalidad paranoide se caracterizan por tener un patrón de larga desconfianza hacia los demás. Casi siempre van a creer que los motivos de los otros son sospechosos o incluso, malévolos, por lo que no se suelen fiar

Adicción al trabajo

Adicción al trabajo: La historia de Daniel

Adicción al trabajo: La historia de Daniel Durante muchos años, Daniel ha sido esclavo de su trabajo, siempre enfocado en un mejor futuro, darle todo a su pareja y a sus hijos, viajar, disfrutar la vida. Su adicción al trabajo lo tiene sitiado. Por @AlondraValen, Team Psicovivir ¡Ya no tengo

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn