¿Intrusos en la cama? Lo bonito y lo feo de dormir con los hijos.

¿Intrusos en la cama? Lo bonito y lo feo de dormir con los hijos.

La habitación matrimonial resguarda la intimidad de las parejas. ¿Qué pasa cuando los hijos invaden este espacio? Entrevistamos a la psicóloga Ruth Guanipa y nos trae su punto de vista sobre dormir con los hijos y algunas recomendaciones.

Por @AlondraValen, #TeamPsicovivir

¿Está bien dormir con los hijos en la misma cama? Este es el eterno dilema que le sucede a muchos padres sobre si es conveniente o no dormir con los hijos.

Es un hecho que en muchos hogares los niños lloran para que se les consuele o, si son mayores, se levantan y van hacia la cama de sus ‘papis’ buscando compañía.

Hablamos con la psicóloga Ruth Guanipa, especialista en Psicovivir Internacional, quien nos brindó su percepción sobre este asunto: ¿Hacen bien los padres al dormir con sus hijos en la misma habitación y misma cama?

Puede que sea una escena típica. Algunos padres se preguntan: “¿Dejamos que duerma con nosotros o qué hacemos?”.

Muchos aceptan que se queden en la cama con ellos para poder seguir durmiendo y no tener que levantarse a llevarlo a su cama. Pero ¿es esta la solución? ¿Es esto lo correcto?

La especialista en psicología y miembro del Team Psicovivir comenzó aclarando algunos conceptos de interés tanto para padres con experiencia como para primerizos. Dormir con los hijos es una práctica que comienza desde el nacimiento.

Colecho: dormir con los hijos más chiquitos

Esta etapa sucede cuando progenitores e hijos comparten la cama hasta que estos últimos deciden irse a su propia habitación, ya sea por mutuo acuerdo, basándose en la crianza con apego.

El apego, según Bowlby, es el vínculo emocional que desarrolla el niño con sus padres (o cuidadores) y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad, las cuales pueden ser, evitativa, ansiosa, ambivalente, desorganizado o seguro, en donde el ideal es el último mencionado, que permitirá el desarrollo de un adulto emocionalmente saludable, lográndose por medio de expresiones y respuestas emocionales equilibradas.

Algunos padres justifican dormir con los hijos por diversos motivos

  • La comodidad (“Prefiero tenerlo al lado que levantarme cada vez que me llama y no dormir nada”)
  • La evitación de la puesta en orden (“No tengo ganas de empezar a gritar tan tarde”)
  • Temor al enojo de sus hijos (“No es algo que me moleste tanto y sé que se queda contento”)
  • La proyección de fantasmáticas propias (“Mi hijo dice que le aparecerán espíritus, monstruos, lo llevo a mi habitación por las dudas”)
  • Por identificación (“Yo sé lo que es sentirse solo de noche, a mí de chico me pasaba lo mismo”)
  • Y por típica evitación a tener relaciones sexuales (“El nene está siempre en el medio nuestro, la intimidad es imposible), entre muchos otros motivos.

¿Dormir con los hijos retrasa su desarrollo evolutivo?

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de California, en Los Ángeles, afirma que la mayoría de los niños que comparten habitación con sus padres no sufre ningún desarreglo emocional posterior, aunque otros autores, están en desacuerdo.

Hasta los seis años se ha descubierto que no hay relación entre dormir con los padres y su correcto desarrollo emocional, su madurez, creatividad. Sin embargo, a partir de 7 u 8 años, lo recomendable es que comiencen a desarrollar madurez emocional correspondiente a la edad en cuanto a independencia, seguridad, y progresivamente desde el amor, la compresión y el respeto.

dormir con los hijos
No cabe duda que los niños que duermen con sus padres, si provienen de un núcleo familiar donde surge el respeto, comunicación y afecto, pueden dormir de modo más placentero ya que se sienten seguros.

¿Los niños que duermen con los ‘papis’ duermen más y mejor?

¿Facilita el apego?

 Dormir con los hijos promueve el apego seguro, es decir, que el niño se siente protegido y emocionalmente valorado, sobre todo en los primeros años de vida, sin embargo, es importante tener cuidado en otros aspectos de la vida cotidiana.

Ventajas de dormir con los niños:

  • Facilita la lactancia nocturna.
  • Da tranquilidad a algunos padres.
  • Se sienten seguros y duermen más.
  • Promueve el amor de familia, lazos afectivos.

Desventaja de dormir con los hijos

  • Los padres podrían dormir menos.
  • Disminuiría en algunos casos la intimidad sexual.
  • En algunos casos puede generar confusión en el rol del niño.

“Si es el caso en el que no quede claro dentro de esta rutina, que uno de los padres prefiera dormir más con el hijo que con la pareja, lo que en el futuro puede ocasionar confusiones psicológicas sobre su lugar en la familia o hasta la sexualidad”.

Psic. ruth guanipa

¿La intimidad de la pareja se ve afectada?

 Efectivamente la intimidad puede verse afectada, pero se pueden tomar en cuenta algunos elementos que conforman la intimidad de la pareja: comunicación, afecto, deseo sexual, si estos elementos se encuentran claros pueden existir soluciones ante esta situación.

La psicóloga Ruth Guanipa destaca que en su experiencia profesional, no ha evidenciado la asociación de los hábitos de sueño con el desarrollo evolutivo, pero sí cómo afecta dicho desarrollo en algunos problemas familiares, es decir, factores alejados literalmente de dormir con los padres, reflejados en trastornos del sueño.

2 comentarios en “¿Intrusos en la cama? Lo bonito y lo feo de dormir con los hijos.”

  1. Mi hija de 11 años aún quiere dormir acompañada. Siempre estamos en explicaciones del por qué ya debe dormir sola. En casa de su papá duerme con el. Comparten la misma cama. Éso no me gusta en lo absoluto.

    1. Psic.RuthGuanipa-TP

      Hola Daniela, es un gusto saludarte. Primeramente disculpa por la tardanza en responder.
      Es muy particular la situación cuando se trata de padres separados, por lo que es sumamente importante el establecimiento (dentro de lo posible) de normas, limites y acuerdos en la convivencia cuando está con ambos, ya que puede generar inestabilidad en las rutinas o hasta en las emociones de tu hija.
      Sería importante profundizar en las emociones de ella acerca de lo que significa dormir sola y acompañada… más que hacerle entender, partir desde su interior, desde sus emociones.
      Para esa edad es esperado que duerma sola, sin embargo hay excepciones por esta misma falta de acuerdos en ambos hogares, tal vez falta de constancia y lo que no debemos dejar a un lado, su estado emocional tal vez mirar mas allá…

      Lo que puedo recomendarte es llegar con ella a algunos acuerdos o negociación, conversar como he mencionado desde sus necesidades, emociones, en el cual se turnen, tengan horarios, la acompañes en su cuarto, lean historias (ajustadas a su edad) es decir, que la rutina de sueño sea placentera, agradable y no el contrario que sea un momento incomodo.
      Espero que haya sido de utilidad estas recomendaciones, y recuerdas que en Psicovivir estamos a tu disposición para brindarte mas asesoría en este tema que sin duda suele ser incomodo para los padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Artículos

La edad en las mujeres

La presión de la edad en las mujeres ¿Se te está pasando el tren?

La presión de la edad en las mujeres ¿Se te está pasando el tren? Vivimos en una sociedad en la cual, por más que intentemos taparlo, las mujeres seguimos siendo vistas con el único objeto de ser esposas y madres. Lo cierto es que el tiempo y las experiencias que

tRASTORNO PARANOIDE DE LA PERSONALIDAD

Sentir desconfianza extrema: Trastorno paranoide de la personalidad

Sentir desconfianza extrema: Trastorno paranoide de la personalidad Las personas con trastorno de personalidad paranoide se caracterizan por tener un patrón de larga desconfianza hacia los demás. Casi siempre van a creer que los motivos de los otros son sospechosos o incluso, malévolos, por lo que no se suelen fiar

Adicción al trabajo

Adicción al trabajo: La historia de Daniel

Adicción al trabajo: La historia de Daniel Durante muchos años, Daniel ha sido esclavo de su trabajo, siempre enfocado en un mejor futuro, darle todo a su pareja y a sus hijos, viajar, disfrutar la vida. Su adicción al trabajo lo tiene sitiado. Por @AlondraValen, Team Psicovivir ¡Ya no tengo

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn