Suicidio: el rostro más drástico de la depresión

#EspecialDepresión | Suicidio: el rostro más drástico de la depresión

Cuando el sufrimiento es profundo, muchas personas sólo logran pensar en la muerte como una forma de liberación, la única salida ante su dolor. Revisemos algunos conceptos y creencias que rodean el tema del suicidio tan vinculado a la depresión.

Por la Psic. Mariana Hernández – #TeamPsicovivir

En nuestra cultura, hablar de la muerte es un tema tabú, rápidamente eliminado por comentarios tales como “vamos a pensar en positivo”, “no hablemos de cosas feas”, “No, no, nada de mala vibra”, entre otros. Lo cierto es que el suicidio y la depresión casi siempre van de la mano.

En los países industrializados, el suicidio se encuentra entre las primeras 10 causas de muerte para la personas en edades entre los 15 y 29 años.

En Latinoamérica, alrededor de 100 mil personas al año se arrebatan la vida, siendo la mayoría, hombres.

La realidad es que la muerte y la percepción que tenemos de ésta, forma parte de nuestras vidas y abrir los espacios para hablar con las personas que podrían estar fantaseando con la idea de morir es fundamental en el proceso de abordaje y curación de la depresión, no sólo del individuo en riesgo, sino de aquellos que lo acompañan.

Una primera consideración incluye diferenciar los “periodos de tristeza” que pueden aparecer ante eventualidades de la vida diaria y la depresión clínica.

Ambas comparten algunas sensaciones y pensamientos: para la primera, las personas por lo general no necesitan medidas extraordinarias para superarla, pero en la depresión, el abordaje profesional es fundamental.

depresión y suicidio
Las señales de alerta están allí, en el día a día del paciente depresivo. Toca aprender a verlas para evitar que las ideas suicidas se consumen.

Para hablar de depresión, la persona que lo padece debe haberse sentido mal la mayor parte del día, todos los días, durante, mínimo, dos semanas y durante ese tiempo, presentar al menos 5 de las siguientes conductas:

  • Falta de deseo y energía para realizar cualquier actividad.
  • Alteraciones en la alimentación y el peso.
  • Fatiga, incluso sin haber esfuerzo físico.
  • Continuos autorreproches o autoreclamos hasta por situaciones que no lo ameritan.
  • Sentir mayor lentitud para realizar las actividades de la rutina diaria.
  • Baja autoestima o culpa.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Deseos de morir.

En niños y adolescentes, la depresión puede expresarse mayormente a través de rabietas o actitudes agresivas, explosiones de ira, más que con manifestaciones de tristeza, incluso, pueden coexistir ambas formas de vivirla.

PSIC. MARIANA HERNÁNDEZ

La depresión, como todas las enfermedades mentales y físicas, puede tener un carácter recurrente; es decir, volver a aparecer incluso cuando se pensaba ya curada.

Esto a veces genera mucha frustración tanto en quien lo padece como en los familiares y amigos, que creen que una vez superada esta etapa, la depresión no volverá a presentarse.

Las personas que padecen depresión moderada-grave tienen un riesgo 20% mayor de intentar suicidarse más que la población que no padece este trastorno.

El acompañamiento profesional es indispensable, junto con las redes de apoyo del sujeto, para detectar elementos de riesgo y crear estrategias para superar la enfermedad.

Factores que favorecen la presencia de ideas suicidas

  • Episodios depresivos sin o con deficiente atención profesional.
  • Personas consumidoras y dependientes de sustancias.
  • Aparición reciente de otras enfermedades mentales o físicas que perturben seriamente la calidad de vida.
  • Intentos previos de atentar contra la integridad física.
  • Aislamiento social o pérdida del círculo social/apoyo (mudanza, separaciones, fallecimientos).
  • Otras pérdidas o duelos que sean difíciles de manejar para el sujeto y que involucren cambios significativos en la rutina o planes de vida.
  • Estados depresivos recurrentes.

Creencias usuales sobre la ideación suicida

Muchas personas creen que si alguien “avisa” que se va a suicidar o hacerse daño, no lo va a hacer; o que son comentarios para llamar la atención. En este punto, es muy importante entender la relación entre depresión y suicidio.

Si bien, hay casos en los que ciertas personas pueden hacer esto para manipular a otros, se debe escuchar y estar atento seriamente a cualquier insinuación o comentario directo que implique acabar con la vida o acciones concretas para hacerlo.

Las estadísticas hablan sobre depresión y suicidio

Nueve de cada 10 personas que cometen suicidio expresaron su deseo de hacerlo o lo insinuaron de alguna forma, que pudo no ser identificada por su grupo próximo. 

Incluso comentarios frecuentes sobre la muerte, formas de morir, preguntarse por el más allá (aunque no haga referencia a sí mismo), son alarmas a las que se debe estar atento.

Sólo un porcentaje muy pequeño comete suicidio de forma impulsiva, sin haber fantaseado al respecto o haber hecho planes para ejecutarlo.

Si una persona tiene conductas autolíticas como ingerir sustancias que pueden dañarlo (productos de limpieza, otros químicos o incluso abuso de medicamentos recetados, por ejemplo, pastillas para dormir) o se hace daño físico con objetos cortantes o punzantes,  esta persona puede estar ensayando sus límites y los efectos de diferentes formas de auto agresión.

Entre el 30% y 40 % de quienes han cometido suicidio, lo habían intentado al menos una vez antes.

depresión y suicidio
Las ideas suicidas nacen dentro de un proceso que toma tiempo, en el que el individuo deja de creer en sus habilidades y su valor propio.

Se llena de pensamientos de desvalorización y adquiere una visión de túnel en la que es incapaz de considerar alternativas a su situación. Es allí donde es fundamental el papel del círculo de apoyo.

¿Qué debo hacer como familiar de alguien que sufre depresión?

La persona que padece depresión puede estar pidiendo ayuda a de forma indirecta, a través de su comportamiento o comentarios que pueden no estar asociados al contexto.

  • Identifique cambios de rutinas y conductas notorios: rituales de despedida y/o regalar sus pertenencias sin motivo aparente, hablar de tiempos futuros sin incluirse dentro de ese espacio.
  • Escuche si el sujeto dice frases similares a: “no valgo nada”, “soy un estorbo”, “todos estarían mejor sin mí”, “no entiendo por qué nací”, “nada tiene sentido”, “nadie me quiere”, “jamás podré lograrlo”, entre otras percepciones desvalorizantes.
  • Aunque siga realizando actividades que le gustan, parece no disfrutarlas en lo absoluto.
  • Tiene cambios de humor difíciles de explicar, como llanto repentino o explosiones de ira.

¿Y qué hacer si creo que quiere cometer suicidio?

  • Hable con su familiar abiertamente, cree un espacio de escucha, sin juicio de por medio, donde la persona pueda expresarse y quizás, explicar los motivos de sus deseos de morir.
  • Si su familiar siente renuencia en contarle, ofrézcale espacios para que lo pueda hablar, por ejemplo, un espacio terapéutico con un profesional.
  • Si logra establecer comunicación, escuche atentamente si esta persona tiene un plan específico para hacerse daño.
  • Escuche y apoye. Con estas acciones, puede estar salvándole la vida.
  • No critique o reprenda a su familiar por tener esos pensamientos. No lo tilde de “egoísta”, “poco inteligente” ni utilice ningún otro calificativo negativo. En su lugar, ofrezca alternativas, proponga actividades en las que esta persona pueda participar y sentirse útil e incluido.
  •  Procure que su familiar no se quede solo. Esto no cumple únicamente una función de cuidado, sino de apoyo de la persona. Permite crear oportunidades para expresarse o momentos con los que puede distraerse de sus pensamientos y su estado anímico.
  • Retire del alcance de la mano todos los objetos que puedan ser utilizados para este fin.
depresión y suicidio
La ayuda profesional es clave para tratar la depresión y evitar las ideas suicidas

Depresión y suicidio: Otras estrategias de apoyo y contención

El amor, el apoyo consistente y cercano, la escucha activa y asertiva, son fundamentales para brindar contención a alguien que se encuentra deprimido y con posible ideación suicida.

Estas personas se encuentran deseosas de encontrar motivos que las mantengan conectadas con el mundo, por eso es importante recordar que motivar es diferente a regañar.

Es importante que no se sientan como un estorbo, como una molestia, sino que puedan integrarse en la dinámica familiar y tener roles participativos.

Darse cuenta que tienen virtudes y valor, más que escuchar a alguien que se las repite, sin que ellos así lo sientan.

La atención especializada es clave para tratar la depresión

Junto con el abordaje psiquiátrico y psicológico, acciones tan simples como ESCUCHAR, ACOMPAÑAR, BRINDAR CONTACTO FÍSICO Y CERCANÍA EMOCIONAL, puede hacer la diferencia para una persona y darle la oportunidad de volver a sentirse conectado consigo mismo y otros.

En Psicovivir Internacional, estamos para apoyarte si te encuentras atravesando por un periodo de depresión. Recuerda que la atención profesional es fundamental para superarla de forma óptima y tomar acciones a tiempo si se presentan síntomas de nuevo.

Sobre la autora: Mariana Hernández – venezolana – @mariana.h.psicologa

Psicóloga egresada de la Universidad Central de Venezuela, con Postgrado en Psicología Clínica de la misma universidad. Actualmente residente en Buenos Aires, Argentina. Experiencia en el abordaje de trastornos de consumo de sustancias, depresión, ansiedad y otros trastornos del humor. Manejo de pacientes con psicosis.

1 comentario en “Suicidio: el rostro más drástico de la depresión”

  1. Que cierto todo lo que se dice en el articulo. Hay otras personas que saben disfrazar muy bien sus ganas de morir, nadie se imagina que tienes a alguien que te susurra al oido todos los dias » y si lo haces hoy» es tan complejo todo este tema. Muy buen articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Artículos

La edad en las mujeres

La presión de la edad en las mujeres ¿Se te está pasando el tren?

La presión de la edad en las mujeres ¿Se te está pasando el tren? Vivimos en una sociedad en la cual, por más que intentemos taparlo, las mujeres seguimos siendo vistas con el único objeto de ser esposas y madres. Lo cierto es que el tiempo y las experiencias que

tRASTORNO PARANOIDE DE LA PERSONALIDAD

Sentir desconfianza extrema: Trastorno paranoide de la personalidad

Sentir desconfianza extrema: Trastorno paranoide de la personalidad Las personas con trastorno de personalidad paranoide se caracterizan por tener un patrón de larga desconfianza hacia los demás. Casi siempre van a creer que los motivos de los otros son sospechosos o incluso, malévolos, por lo que no se suelen fiar

Adicción al trabajo

Adicción al trabajo: La historia de Daniel

Adicción al trabajo: La historia de Daniel Durante muchos años, Daniel ha sido esclavo de su trabajo, siempre enfocado en un mejor futuro, darle todo a su pareja y a sus hijos, viajar, disfrutar la vida. Su adicción al trabajo lo tiene sitiado. Por @AlondraValen, Team Psicovivir ¡Ya no tengo

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn