Ansiedad sexual: Causas y consecuencias.

#EspecialAnsiedad | Ansiedad sexual: Causas y consecuencias

El sexo suele ayudar a disminuir el estrés, sin embargo, hay personas que pierden el deseo por presencia de ansiedad sexual y otras que con solo pensar en sexo entran en crisis. Hablamos de ansiosexualidad.

Por la Psic. Marianela Mendoza, #TeamPsicovivir

La Ansiedad, la cual deriva de una emoción primaria como lo es el miedo, suele causar estragos en cualquier aspecto de la vida humana, y no se escapa de ello el deseo sexual.

De hecho, la ansiedad sexual afecta de manera diferente en cada persona: a unos los inhibe y a otros les anula el deseo. Cada caso va a depender del origen del problema, del nivel de ansiedad y de cómo lo procesa la misma.

Definiendo la ansiedad

Antiquino, L. define la ansiedad como un mecanismo de defensa que utiliza nuestra mente para alertarnos de que estamos ante un peligro o riesgo, por lo que cumple una función adaptativa para protegernos de dicha amenaza, bien sea evitando la situación, huyendo de la misma o afrontándola para superarla.

La ansiedad se trata de una respuesta innata que tiene como misión la supervivencia.  Nos ayuda a reaccionar mejor, con más rapidez y reflejos, logrando que nuestro organismo se acelere y haciéndonos ser más eficaces.

Sin embargo, puede ocurrir que pase de ser nuestra aliada a ser nuestra peor enemiga; apareciendo ante situaciones que no suponen ninguna amenaza real y presentando toda una serie de sintomatología ansiosa que resulta muy limitante.

Síntomas de ansiedad

Sudoraciones, taquicardias, respiración aceleradapensamientos irracionales.

Y es que cuando algo nos genera ansiedad (un evento traumático, alguna inconformidad personal, un prejuicio, el trabajo,…) no podemos enfocarnos en el acá y ahora, sino que andamos pensando en que ocurrirá.

Entonces lo sexual pasa a segundo plano, ya que el sexo implica centrarse en la sensación del momento.

¿Qué es la ansiosexualidad o ansiedad sexual?

Es la ansiedad que se produce en torno a las relaciones sexuales, ya sea antes o durante las mismas, y no permite al paciente disfrutar de ellas.

La ansiosexalidad termina afectando no solo la vida sexual, sino también su autoestima y confianza, convirtiendo al sexo más que en una actividad placentera, en preocupación, y poco a poco evitará tenerlo por temor a fallar y así el deseo irá disminuyendo. Ansiedad sexual.
La ansiosexalidad termina afectando no solo la vida sexual, sino también su autoestima y confianza, convirtiendo al sexo más que en una actividad placentera, en preocupación, y poco a poco evitará tenerlo por temor a fallar y así el deseo irá disminuyendo.

Pensamientos más comunes que tienen quienes padecen de ansiosexualidad:

  • No soy bueno en la cama
  • No tengo un cuerpo bonito
  • Si eyaculo rápido no quedará satisfecha
  • No sé si podré mantener la erección
  • Mi pene no es lo suficientemente grande
  • No voy a llegar al orgasmo
  • Pensamientos relacionados con prejuicios, mitos y mala información sexual

Todos estos pensamientos generan ansiedad sexual en la persona que los padece, impidiendo que pueda concentrarse en el acto sexual. En consecuencia, alguno de ellos termina ocurriendo, lo que refuerza su pensamiento inicial y por tanto, su ansiedad sexual. 

Consecuencias de la ansiedad sexual

Tanto mujeres como hombres sufren los estragos de la ansiedad sexual.

  • Pérdida del deseo sexual
  • Anorgasmia (ausencia de orgasmo)
  • Disminución de la lubricación
  • Dificultad para mantener la erección o incluso ausencia de ella
Ante estos síntomas de ansiedad sexual, vendrán dificultades entre la pareja, y más aun si la comunicación no es una fortaleza entre ellos. Ansiedad sexual.
Ante estos síntomas de ansiedad sexual, vendrán dificultades entre la pareja, y más aun si la comunicación no es una fortaleza entre ellos.

A veces, el mismo temor al juicio o la vergüenza ante esta conducta puede llevarlos a malas interpretaciones.

Las causas de la ansiosexualidad son múltiples.

Pueden mantenerse en el tiempo, ser intermitentes o asociadas a algunas situaciones. Blanco, Navarro y Rojas, en la Revista Sexología y Sociedad (2016) mencionan las siguientes:

  • Estrés: es una de las causas del deseo sexual bajo, ya que está incorporado en el estilo de vida moderna: estrés laboral, económico, familiar u otros. Al ser continuado, se facilita la producción de prolactina, y con ello disminuye el deseo sexual.
  • Dificultades emocionales: Estar experimentando una situación emocional intensa que no pueda ser gestionada debidamente por el paciente (Duelo, depresión, adaptación) causa pérdida de la libido.
  • Conflictos individuales: Educación sexual restrictiva, orientación sexual no aceptada, la cólera, la baja autoestima, inconformidad con la imagen corporal, creencias culturales, y las experiencias traumáticas como el abuso sexual, la violación y el incesto.
  • Problemas de pareja: Disputas continuas (violencia psicológica), disfunción sexual, infidelidad, cambios físicos, psicológicos o estéticos en uno de los miembros que inhiben el deseo del otro.
El alcoholismo o consumo de otras sustancias también puede provocar episodios de celos y agresiones (violencia psicológica y física), con repercusión sobre el deseo sexual. Ansiedad sexual.
El alcoholismo o consumo de otras sustancias también puede provocar episodios de celos y agresiones (violencia psicológica y física), con repercusión sobre el deseo sexual.

Disfunciones sexuales: haber padecido en el pasado de eyaculación prematura, dificultad en la erección, ausencia del orgasmo femenino, dolor, hipoactividad o pérdida del deseo (hombre-mujer).

Las disfunciones inducidas por el uso de sustancias (alcohol, drogas o medicamentos) puede predisponer al paciente en el desempeño sexual, fallar y retroalimentar la ansiedad.

  • Poca experiencia: falta de contacto sexual con parejas. También hay casos donde masturbarse es un hábito ausente en el paciente. Esto ocurre por prejuicios religiosos, culturales o sociales.

Mientras mayor edad tenga el paciente es aún más complejo debido a que le da vergüenza o temor ser juzgado o no cumplir las expectativas del otro.

Tanto el hecho de sentirnos obligados a responder de acuerdo a la demanda de nuestra pareja, como tener miedo a defraudarla debido a un rendimiento sexual pobre, demuestran un altruismo excesivo que raya en la desviación de lo que debería ser nuestra propia satisfacción en todos los planos.

Dos acciones clave para frenar la ansiedad sexual

1.- Hablar con nuestra pareja del problema. Contarle abiertamente qué nos está pasando permite liberar tensión y, a su vez, la pareja entenderá la situación de manera más clara, siendo conscientes de que a ella también le afecta y, en algunos casos, llega a considerarse culpable de lo que ocurre.

2.- Buscar ayuda terapéutica, ya que cada caso es diferente y requiere de una revisión exhaustiva para poder precisar el o los diagnósticos, y en consecuencia elegir el mejor tratamiento.

Ansiedad sexual.  ¡IMPORTANTE!
Puede necesitarse hacer referencias a otros especialistas y trabajar como equipo interdisciplinario.
¡IMPORTANTE!
Puede necesitarse hacer referencias a otros especialistas y trabajar como equipo interdisciplinario.

Otras recomendaciones básicas a tomar en cuenta podrían ser:

  • Promover momentos de intimidad en pareja, donde el coito no sea el fin, sino el contacto físico y el disfrute del mismo.
  • Hacer uso de estímulos distractores (música suave, luces tenues, aromaterapia) de manera que la atención sea dirigida hacia estos.
  • Practicar a diario técnicas de relajación y respiración para disminuir la ansiedad.
  • Hacer algún tipo de ejercicio físico con regularidad nos permitirá también disminuir los picos de ansiedad y nos ayudará a sentirnos más conformes con nuestro aspecto físico y mental.

No disfrutar de nuestra sexualidad puede ser un problema tabú para muchos, y quizás sea vergonzoso pedir ayuda. Sin embargo, puedes salir de allí y es menos laborioso de lo que imaginas.

Lo que te pasó antes y fue desagradable no tiene por qué repetirse, y mucho menos puede seguir siendo una traba para disfrutar del presente.

Todos tenemos derecho a disfrutar de nuestra sexualidad de manera libre, sana y consensuada. Para ello solo debemos sanar heridas y aprender a gestionar nuestras emociones. Ansiedad sexual.
Todos tenemos derecho a disfrutar de nuestra sexualidad de manera libre, sana y consensuada. Para ello solo debemos sanar heridas y aprender a gestionar nuestras emociones.

En Psicovivir Internacional podemos ayudarte. Si te identificas en algún punto de este artículo, no dudes en contactarnos. ¡Te espero en consulta!

Sobre la autora: Psic. Marianela Mendoza Tovar – Venezolana, radicada en Venezuela – @nelapsique – Lcda. en Psicología, egresada de la UNY (2010). Tiene experiencia en procesos de intervención y acompañamiento en el Área Clínica Infantojuvenil y Adulta. Experiencia en las Áreas de Investigación, Organizacional y Educación Superior (Pre y Postgrado) Presencial y a Distancia.

2 comentarios en “Ansiedad sexual: Causas y consecuencias.”

  1. Que orgullo leer a mi doctora. Qué información tan importante, sobretodo para quien no maneja recursos básicos de psicología y puede estar atrapado en un círculo vicioso sin saberlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Artículos

¿Intrusos en la cama? Lo bonito y lo feo de dormir con los hijos.

¿Intrusos en la cama? Lo bonito y lo feo de dormir con los hijos. La habitación matrimonial resguarda la intimidad de las parejas. ¿Qué pasa cuando los hijos invaden este espacio? Entrevistamos a la psicóloga Ruth Guanipa y nos trae su punto de vista sobre dormir con los hijos y

Adolescencia: Cinco temas de los que debes hablar con tu hijo.

Adolescencia: Cinco temas de los que debes hablar con tu hijo. La etapa de adolescencia está signada por importantes cambios físicos y emocionales que muchas veces detonan en situaciones problemáticas. Recopilamos algunas recomendaciones psicológicas para que los padres manejen mejor la relación con sus hijos adolescentes. Por @AlondraValen, #TeamPsicovivir A

Risoterapia y depresión: ¿un recurso efectivo para este trastorno?

#EspecialDepresión| Risoterapia y depresión: ¿un recurso efectivo para este trastorno? Parece impensable que una acción tan humana y accesible pueda dar a nuestra vida tantos beneficios. Acompáñame a descubrir el alcance de la risoterapia como terapia anti depresiva. Por la Psic. Roxiannis Izquierdo, #TeamPsicovivir ¿Será posible sacarle provecho a un

Terapias y depresión: Riesgos de abandonar el tratamiento

#EspecialDepresión | Terapias y depresión: Riesgos de abandonar el tratamiento Si tratar la depresión de por sí es retador y complejo, más aún lo es interrumpir los avances que el paciente haya logrado por resistirse a acudir a la consulta y negarse a continuar su tratamiento. Continuar las terapias es

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn