ACTUALIDAD | Impacto de las redes sociales: entre la vida y la muerte.

Dos noticias conmocionaron las redes sociales en días recientes. Las plataformas digitales de Periscope, Twitter y Tiktok jugaron un rol determinante en el desenlace de estos hechos. Partiendo de estos acontecimientos, se pone de relieve el uso, abuso y alcance de las redes sociales en la actualidad, espacios cada vez más concurridos y en donde las conductas desadaptativas están a la orden del día.

Impacto de las redes sociales: entre la vida y la muerte.

Por @KeilaCaridad – 25/01/2021

Antes de adentrarnos en el aspecto psicológico de la masa humana que interactúa en la aldea global a través del uso de Internet, es importante tener en cuenta que “de acuerdo con The Global State of Digital, elaborado por Hootsuite y We Are Social, se estima que 3.484 billones de personas utilizan las redes sociales, esto representa 45 por ciento de la población mundial”.

Estos números reflejados en el artículo Las Redes Sociales más utilizadas: cifras y estadísticas dan cuenta del enorme potencial que tienen estas plataformas a la hora de influenciar poderosamente en el comportamiento humano.

Para bien o para mal, en las redes sociales confluyen todo tipo de personalidades, muchas de ellas son viva muestra de sanidad mental, mientras que otro grupo menor, aunque más ruidoso, se vale de las redes sociales para destilar odio, coaccionar, amenazar y acosar a otros, solapados en el anonimato y la virtualidad. 

Lo humano y lo visceral en las redes sociales

El portal de noticias Infobae reseñó “El estremecedor relato de una venezolana que logró escapar de una red de trata de blancas en Bahamas”. Tal es el caso de Jenny Meizas, quien pidió ayuda a través de una transmisión vía Periscope y mediante una serie de tuits para alertar sobre el peligro que se cernía sobre ella..

“Me van a matar, estoy secuestrada”, expresó la mujer, en medio de una evidente crisis de nervios que quedó registrada en el video, documento audiovisual que literalmente le salvó la vida al servir como fuente para lograr su rescate en Bahamas, “donde la tenían secuestrada, presuntamente en una red de trata de blancas”, refiere Infobae.

Aunque las redes sirvieron para ubicar y rescatar a Meizas, en las mismas redes fue cosificada y vilipendiada esta venezolana, quien recibió centenares de muestras de odio y  toda clase de adjetivos calificativos denigrantes, por gente que ni siquiera conoce y, de la nada, asume el rol de juez y verdugo, sin un ápice empatía y consideración.

 Otra noticia, esta vez con tono trágico, corrió como pólvora en las redes sociales:  Una niña de 10 años muere asfixiada durante un desafío de Tik Tok. La reseña de “La Vanguardia” señala que “Una joven italiana de 10 años ha fallecido este viernes por asfixia tras colocarse un cinturón de albornoz alrededor de su cuello, mientras participaba en un reto de una red social, informaron los medios locales”.

“Antonella Sicomero, nacida en la ciudad de Palermo (Sicilia, sur), fue descubierta por su hermana de cinco años en el baño de su domicilio”. Antonella perdió la vida tras la práctica fallida de un reto que consiste en aguantar la respiración el máximo tiempo posible. Así de peligrosa es la información que circunda en las redes sociales, atacando la psiquis de los más vulnerables, los niños. 

Los llamados challenge cada vez más apuntan hacia acciones disparatadas y aparentemente inofensivas que atrapan la atención de niños y adolescentes, deseosos de “pertenecer” a la red y destacar mediante contenidos viralizados que podrían representar una suerte de fama, efímera, claro, pero fama al fin, y en el caso de este suceso, las consecuencias son por lo menos, abominables. 

¿A quién podemos culpar? ¿A las redes sociales en sí? ¿A los padres que no supervisan a sus hijos? ¿A los usuarios envestidos como haters u odiadores de oficio que hallan su clímax en este horror? 

Un pronunciamiento desde la psicología: radiografía de los haters

Si hablamos de la sintomatología de los odiadores que pululan en las redes sociales, se destacan algunos rasgos que, en conjunto, son indicadores de conducta desadaptativa: 

Inseguridad, rabia,  frustración, desinhibición, narcisismo, agresividad, baja autoestima, odio, necesidad de destrucción, impulsividad e irritabilidad.

La psicóloga Vanessa Villafuerte, del Team Psicovivir, expresa que “lo más detectable es la frustración”. Los odiadores desatados en las redes sociales, que hacen uso abusivo de estas plataformas y generan maldad a través de sus interacciones, tienen “empañados sus lentes con tanto odio, les está afectando la felicidad de los demás.”  

Expresa que “una de las cosas que más hace que prolifere el odio en las redes sociales es el hecho de que la persona no está, no se encuentra presente. La comunicación no siempre se da en tiempo real, esto permite que el agresor se deslinde del miedo, se desligue del temor, entonces no lo piensa dos veces e irremediablemente lo va a hacer”.

Villafuerte resalta que en los haters “se crea una especie de coraje, de súper poder, de valentía, y de paso les favorece que no tienen de frente a la víctima de su odio”. 

“No podemos generalizar, pero sí podemos decir que la mayoría de los odiadores en las redes tienen rasgos antisociales”.

Podemos citar algunos criterios diagnósticos de los haters, como por ejemplo actitudes y comportamientos que carecen de armonía, no se muestran afectivos y no controlan sus impulsos.

Villafuerte señala “el estilo de relación de las personas con rasgos antisociales es con base al conflicto. Se trata de un comportamiento anormal, se evidencia un daño emocional en ellos”.

“El hater demuestra una despreocupación por los sentimientos de los demás. Carecen totalmente de empatía”.

Un comportamiento observable en las redes sociales es esa actitud desafiante e irresponsable frente a las normas, incluyendo en este caso las normas de uso de las RR.SS. También tienen baja tolerancia a la frustración y sienten una necesidad permanente de llamar la atención. 

Para la especialista en psicología, son más los usuarios que hacen uso positivo de las redes sociales, pero los que actúan de manera negativa se hacen notar, sobresalen.

Quienes adversan en redes este tipo de comportamiento, paradójicamente de alguna manera contribuyen a que los haters sobresalgan. “Y entonces esa interacción de alguna manera viraliza el odio, lo reparte, lo difumina”.

Vale destacar que el odiador en redes sociales sufre de una desinhibición, pero es una desinhibición falsa. ¿Por qué es falsa? preguntamos a la psicóloga: “Por que es una definición que está basada en el miedo. Es un miedo que no quieren demostrar pero que realmente existe. Los haters se escudan en una red social, por lo tanto, nunca van a dar la cara de manera presencial”.

¿De qué lado estás tú? ¿De los que hacen buenas prácticas humanas en las redes sociales? ¿O formas parte de ese grupo de odiadores que, a viva voz, grita y deja en evidencia la urgencia de recibir terapia psicológica?

Desde este lado del teclado apostamos por más empatía y humanidad para que los casos lamentables que reseñamos al inicio de este reportaje cada vez sean menos y que las redes sociales sirvan cada vez más como vehículos para construir ciudadanía. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Artículos

Risoterapia y depresión: ¿un recurso efectivo para este trastorno?

#EspecialDepresión| Risoterapia y depresión: ¿un recurso efectivo para este trastorno? Parece impensable que una acción tan humana y accesible pueda dar a nuestra vida tantos beneficios. Acompáñame a descubrir el alcance de la risoterapia como terapia anti depresiva. Por la Psic. Roxiannis Izquierdo, #TeamPsicovivir ¿Será posible sacarle provecho a un

Terapias y depresión: Riesgos de abandonar el tratamiento

#EspecialDepresión | Terapias y depresión: Riesgos de abandonar el tratamiento Si tratar la depresión de por sí es retador y complejo, más aún lo es interrumpir los avances que el paciente haya logrado por resistirse a acudir a la consulta y negarse a continuar su tratamiento. Continuar las terapias es

Suicidio: el rostro más drástico de la depresión

#EspecialDepresión | Suicidio: el rostro más drástico de la depresión Cuando el sufrimiento es profundo, muchas personas sólo logran pensar en la muerte como una forma de liberación, la única salida ante su dolor. Revisemos algunos conceptos y creencias que rodean el tema del suicidio tan vinculado a la depresión.

Cuando la depresión llega a través de otras enfermedades.

#EspecialDepresión | Cuando la depresión llega a través de otras enfermedades. Habitualmente se habla de la depresión como una enfermedad mental por sí misma, aislada de otras patologías. ¿Qué ocurre cuando este trastorno se desarrolla producto de otra enfermedad preexistente? Por la Psic. Jessica Silvera, #TeamPsicovivir La depresión siempre ha

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn